viernes, enero 20, 2006

"PLINIO"

Historias de Plinio, de Francisco García Pavón, en un tomito de “Rotativa”, aquella entrañable colección de de Plaza & Janés que se vendía en los supermercados y en cuya nómina figuraban Scott Fitzgerald, Freud, Pavese, Blas de Otero... Venía en la remesa que compré en el zaquizamí –llamarlo “librería de viejo” sería excesivo– de Florencio “Zócar”, la víspera de Reyes.

De “Plinio” se acuerdan ritualmente los periodistas cuando anuncian la publicación de una nueva novela de Lorenzo Silva, de las protagonizadas por los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro. Yo mismo lo saqué a colación en el prólogo que hice a unos cuentos de Manuel J. Ruiz Torres, a raíz del relato policíaco de ambiente rural que cerraba la colección, también protagonizado por un guardia civil.


“Plinio” no es miembro de la Benemérita, sino jefe de la policía local de Tomelloso. Los casos que resuelve casi siempre tienen una componente escandalosa: crímenes de criadas que aspiran a ocupar el lugar del ama, de padres que vengan el honor mancillado de sus hijas. Pero el talante y la técnica de “Plinio” son los de Sherlock Holmes o el padre Brown (más el segundo, a mi entender, que el primero).

Las dos historias que ocupan este librito ocurren, respectivamente, en carnaval y durante la vendimia, dando ocasión al autor para describir estos dos eventos, según transcurren en el Tomelloso de los años veinte. Pero las descripciones están magistralmente engarzadas a la narración, sin estorbarla. Queda por debajo, en cambio, la impresión de que el verdadero asunto de estas novelettes tan bien trabadas es la monotonía de la vida en los pueblos pequeños. Y una incurable nostalgia soterrada, esa “íntima tristeza reaccionaria” de la que hablaba el mejicano López Velarde en un memorable poema. En ese sentido, estas historias pertenecen al mismo género que La calle estrecha de Pla.

La misma editorial que saca las novelas de Lorenzo Silva, en fin, debería reeditar las de García Pavón. Están muy bien. En serio.

J.M.B.A.

4 comentarios:

gavieroloc dijo...

Me he dado una vuelta por tu blog leyendo opiniones (Garci) y relatos (el de la ensalada),y me ha gustado tu estilo, tambien el collage, y me he reido mucho con "Tanga", seguiré atento a lo que publiques.Si quieres visitar mi blog esta es la dirección. (www.elpuenteazul.blogger.com)
Un saludo

Josefa Parra dijo...

Aprovecho mi visita "casi laboral" a tu bitácora, para constatar, complacida, que también a ti te gustan García Pavón y sus historias de Plinio. ¡A veces me he sentido tan sola -y tan poco moderna- cuando he comentado que me parecen muy buenas! Que tú hagas un comentario positivo sobre ellas me hará sentir relajada la próxima vez que lo diga... Estaré bien respaldada.
Un abrazo
Pepa Parra

jose dijo...

Acabo de leer las dos "Historias de Plinio" que comentas en esta misma semana, y puedo decir que he disfrutado como no hacía en mucho tiempo. No sé cual de las dos me gusta más. Lo que puedo decir es que al terminar me queda el recuerdo de personajes dispares que, vistos hoy están llenos de encanto y me serán inolvidables. Afortunadamente tengo delante el tomo que Destino publicó el año pasado con tres novela y varios cuentos más de Plinio que me hará seguir disfrutando en Tomelloso.
Y por una recuperación de García Pavón, escritor plenamente inscrito con categoría en la literatura de la época y que ahora está momentánemente (espero) olvidado por aires más (presuntamente) modernos.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Tomo nota de la existencia de ese tomo de Destino, que seguro que merece la pena.