domingo, abril 09, 2006

CON EL PASO CAMBIADO

La sospecha de que vivimos en la era de las simplificaciones: sociales, religiosas, ideológicas... Las víctimas, las de siempre: los partidarios del matiz, del término medio (que no de las repugnantes y oportunistas “equidistancias”). Así, la efeméride republicana del 14 de abril tiene este año una inusitada (e interesada) proyección. Bueno. A ningún español de bien puede dejar de dolerle esa magnífica oportunidad perdida. Pero no hay que olvidar que hubo quienes vieron desde el principio la debilidad del nuevo régimen, su falta de raigambre, su incapacidad para poner coto a los sectarismos. Julio Camba, por ejemplo, que así lo reflejó en los artículos que escribió desde Londres durante aquellos años.

El español que se atreve a criticar el régimen imperante merece siempre mi respeto. No es una especie que abunde, ni siquiera hoy. Sin embargo, el que el pobre Julio Camba criticara un régimen que iba a perder una sangrienta guerra civil y a ganarse para siempre un prestigio y un aura romántica que no conquistó por sus logros propios y positivos, convierte el libro que recoge estos artículos (Haciendo de república) y su postura en un anticipo de la inminente reacción, y lo hacen acreedor de la repulsa futura…

Sin embargo, no podemos dejar de ser críticos. Aunque la Historia nos pille con el paso cambiado, como al genial articulista gallego.

1 comentario:

Cascante dijo...

¿Sospecha? ¿Qué sospecha? ¡Certeza!