martes, abril 11, 2006

EL ÁGUILA EN EL VIENTO

Me sorprende esta infrecuente imagen de la muerte (¿de qué otra cosa puede serlo?), en un poema de Antonio Machado:

¡Oh, descansar en el azul del día
como descansa el águila en el viento,
sobre la sierra fría
segura de sus alas y su aliento!

Hoy nos resitiríamos a usar la interjección: un simple comodín métrico, y (para nuestro gusto) un dudoso artificio retórico. Pero ¡qué fuerza la de la imagen, qué maravillosa sublimación de lo que tanto nos aterra!

(Cuántas cosas que nos siguen gustando y emocionando hoy en poesía resultan de imposible aplicación a los propósitos y modos de los poetas contemporáneos.)

5 comentarios:

Dorita dijo...

A mí me sorprende que usted vea la muerte en esa imagen de Machado, aunque le sobran evidencias. Yo, en cambio, he visto, al leerlo, la libertad. ¿Serán la misma cosa?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Los versos citados pertenecen al poema "Muerte de Abel Martín" (PC,CLXXV) . Basta leerlo en su integridad para ver que la imagen no tiene otra lectura posible (lo que no significa, ni mucho menos, que esta lectura agote todas sus sugerencias). Por otra parte, para el apócrifo Abel Martín, la muerte es una liberación. Gibson insinúa que de lo que quiere escapar el poeta es del dilema irresoluble que le plantea su relación forzosamente platónica con "Guiomar". Pero, en esas cuestiones, la verdad es que yo tampoco me fío mucho de Gibson.
Y lo que no me negará usted, señora (o señorita), es que la imagen es bellísima.

Dorita dijo...

Gracias por la explicación, de verdad. Me encanta que me den clases de literatura, echo de menos a mis excelentes profesores de un ya muy antiguo bachillerato.
Sobre la imagen (bellísima, sin duda) y sus sugerencias: sigue sugiriéndome libertad, en unos términos parecidos a los de Fr. Luis en "La vida retirada", o en la "Oda a Salinas".
Y yo tampoco me fío de Gibson, no me gustan esos críticos literarios, investigadores o como se llamen que se empeñan en encontrar en la vida privada del escritor una anécdota para explicar tal o cual verso. Creo que es un poco mercachifle el Gibson éste. Los textos hablan solos.

melkart dijo...

la imagen es sugerentemente hermosa,es... eso bellisima .

¿Porque no se lee hoy poesía?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Quizá se lea más de lo que creemos. En todo caso, no faltan sustitutos (si puede, échele un vistazo a los cuadernos de cualquier adolescente). Lo que sí falta es la curiosidad, el impulso, de encauzar esa inclinación espontánea hacia la poesía por los caminos de la lectura disciplinada y constante, asistida de una buena información histórica y humanística.

(Sobre este asunto, por cierto, véase lo que llevamos comentado en la entrada "Pizarnik", del 4 de mayo)