jueves, mayo 18, 2006

KIPLING

Y hablando de libros de papel: acaban de llegarme los primeros ejemplares de El himno de McAndrew y otros poemas, de Rudyard Kipling, en traducción mía. De él copio aquí este poema:

LAS RUNAS DE LA ESPADA DE WELAND

Traicionaré a mi dueño
–para eso me han forjado–
en mi primer combate.

A hacerme con el oro
de los confines
del mundo me han mandado.

El oro conquistado
llega como surgido
de las profundidades.

Brillante como un pez,
desciende luego
a las profundidades.

Por arreos o bienes
no puede canjearse:
sólo por Esto.

El oro conquistado
lo ansía un rey
para hacer mal.

El oro conquistado,
que hemos sacado
de las profundidades.

El que desciende,
brillante como un pez,
a las profundidades.

El que no sirve para
comprar arreos o bienes:
sólo para Esto.


(Véase esta reseña del libro, firmada por José Luis Piquero)

No hay comentarios: