miércoles, mayo 31, 2006

LO ÚNICO QUE PODRÍA SORPRENDERME

Lo único que podría sorprenderme en un debate parlamentario es que, tras haber oído al adversario, su oponente se levantara y dijese: "¿Sabe usted? Creo que tiene razón. Así que olvide todo lo que le dije antes y cuente con mi apoyo". Es lo que uno espera, no siempre infructuosamente, de cualquier intercambio de pareceres. Que no ocurra nunca en política dice mucho de la conversión de este viejo arte en un simple ritual, en una mera representación teatral. Aburrida, encima.

2 comentarios:

Cloe dijo...

Hoy ha salido un débil sol en la puerta que se abría en tu presencia.
El invierno se aleja de ti.
Tienes la mirada altiva, la poesía irradia por tu piel.
Tu cuerpo es primavera. Tu cuerpo es primavera viva.
Sientes el aire cálido que llega a tu cara como las primeras flores que nacen de una estación.
Estás tan radiante que detienes en cada esquina de la ciudad una mirada,
Que buscas y ansías refugiarte en cualquier parque de verdes columnas en movimiento para observar como resurge todo en
Este mes.
Es tu cuerpo. Tu cuerpo es primavera. Tu cuerpo es primavera viva.
Otro tiempo fue el frío del invierno.
El sonido de miles de gorriones revoloteando, Aquel sonido áspero que te intranquilizaba.
El miedo de una ciudad donde habías muerto.
El silencio de sus calles y tu humo en la garganta.
Te sentías indefensa cobijada bajo sus interminables monumentos.
Era el infierno de piedra, el laberinto de la ciudad con historia, vieja, callada, vieja y seca.
Y te perdías en su noche para huir. Te perdías frente a un Patio Chico con unos ojos que temían.¿Qué temían?.
Tu vacío, tu pasado, tu incertidumbre, la angustia de volar como pájaro entre cuchillos afilados de paredes de catedrales e iglesias.
Otro tiempo tu fuiste pájaro que volaba en continua pérdida entre hogueras en lo alto de tejados. Y atravesabas plazuelas escondidas mientras irreverente coronabas la frente de Torrente con boina naranja.
Pero hoy, hoy ha salido un sol débil mientras se abría una puerta.
El cielo era diferente y no te perdías en calles viejas.
Te perdías en la ciudad donde no hay tiempo para pensar,
Donde los segundos viajan en los metros y la noche arde en multitud de voces que se cruzan.
El invierno se ha alejado de ti, tu te alejaste del invierno.
Tu soledad camina acompañada de tu verdadera ciudad.
Y has vuelto a tu mes. Al mes de mayo en el que naciste.
Tu cuerpo es primavera. Tu cuerpo es primavera viva.

Anónimo dijo...

Quisiera proponerte una traducción. ¿Me escribes y te cuento?
P.

pfeixas@edestino.es