domingo, mayo 14, 2006

MISTERIO Y PRECISIÓN (Y PLAYAS ABSURDAS)

En el poema que abre Los campos elíseos (Pre-Textos, 2006), el último libro de Pablo García Baena, aparece esta definición de la música, que también puede serlo de la poesía: "misterio y precisión".

Lo curioso, y lo técnicamente meritorio, es que el poeta dé con esa formulación en un poema que no tiene nada de especulativo o teórico. Es, simplemente, la descripción de una escena callejera: unos músicos eslavos que han estado tocando en la calle recogen ahora sus instrumentos, mientras les llega la animación y el griterío de las conversaciones de una terraza cercana. De pronto, en medio de ese griterío, destaca una palabra, uno de esos vocablos que seguramente tienen su razón de ser o vienen a cuento en la conversación a la que pertenecen, pero que, oída desde fuera, suena extrañamente incongruente y absurda: Ecbatana. Y el poeta recoge el comentario casual de uno de los músicos al confrontar su arte con el inusitado vocablo que el azar acaba de depararle: "Tal vez sea la música, / igual a esa palabra almenada, / sólo misterio y precisión". Precisión de la fonética, de las asociaciones históricas (esas almenas de ciudad guerrera) y literarias que pertenecen a la palabra; y misterio derivado, no tanto del exotismo que pueda evocar el término, como de las extrañas relaciones que se establecen entre éste y la situación. Todo un compendio, en fin, de las variables que García Baena suele manejar en su poesía: sonoridad, lujo, exotismo, capacidad de sugerencia; y, a la vez, la presencia ineludible de la realidad sin disfrazar.

(Presentó Pablo Garía Baena este poemario en la Feria del Libro de Cádiz: todavía lúcido, ocurrente, irónico y deslenguado a sus ochenta y un años, desconcertó por unos instantes a los políticos -socialistas- que lo escoltaban al criticar, mientras hacía el preceptivo elogio de la ciudad anfitriona, un disparatado proyecto urbanístico del PSOE local, la construcción de una playa artificial al pie de la Alameda dieciochesca.)

No hay comentarios: