sábado, mayo 27, 2006

SE ANTICIPÓ

El populismo, como todas las estrategias de cortejo, es impaciente. Por ello la ministra de cultura, deseosa de subirse al carro de las futuras condolencias, se extendió ayer sobre la presunta gravedad de la enfermedad de una conocida cantante folclórica, sin otra base que lo que había publicado algún medio sensacionalista. Inmediato desmentido de la familia y confusas excusas oficiales. Y probable desconcierto del modista que, seguramente, le anda preparando a la ministra el traje de luto.

No hay comentarios: