jueves, junio 15, 2006

APLAUSOS Y ABUCHEOS

"El abucheo es tan legítimo como el aplauso.
La raya debe ponerse en el insulto"


(Iñaki Gabilondo, en el informativo de las 7:00 de ayer, a propósito de los intentos por parte de algunos independentistas catalanes de reventar los mítines del PP en Cataluña)


Bueno, según y cómo. La alternativa al aplauso es el no aplauso. Sólo en ciertos contextos que exigen cierto "ruido de masas" -un partido de fútbol, un concierto de rock- parecen aceptables otra clase de exteriorizaciones. Suponiendo que un mitin político fuera una conferencia, estaríamos en nuestro derecho de aplaudir o no aplaudir al ponente según nos guste o no lo que diga, pero nunca de abrumarlo o humillarlo al amparo de una masa vociferante.

Pero resulta que un mitin no es una conferencia, sino una reunión de los partidarios de determinada opción política. Por supuesto, se puede acudir a ellos por curiosidad, pero eso no nos da derecho a imposibilitar su normal desarrollo si no estamos de acuerdo con lo que allí se defienda.

(Distinto es el caso del político que se pasea por un mercado y se expone, lógicamente, al griterío de las verduleras.)

2 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Pero es que Rajoy se ha ganado con mucho esfuerzo esas muestras de gratitud.

Mire,que yo sin ser español de solo escucharlo en el telediario me tiene al borde la histeria y la agresividad.

Saludos de un colega suyo peruano residente en Madrid.

Interesante su blog.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

De ahí mi disculpa hacia las verduleras, que no dejan de ser una excelente representación de la opinión pública.