martes, junio 06, 2006

AV ISO PARA NAVEGANTES

Hace poco escribí un comentario aludiendo a la práctica unanimidad que existe entre los columnistas de opinión a propósito del desbarajuste estatutario. Claro que una cosa es argumentar desde una columna y otra muy distinta bajar a la arena política para defender lo que se piensa. Los que nos limitamos a lo primero estamos relativamente a salvo: como los afectados por nuestras críticas saben que la influencia real de un columnista en un país ágrafo es escasa o nula, lo dejan pasar. Lo segundo es más comprometido: que se lo digan, si no, al pobre Arcadi Espada, a quien ayer los "grupos de asalto" del nacionalismo exaltado agredieron antes de que participase en un acto de Ciutadans de Catalunya en Girona.

Discrepar nunca ha sido fácil en este país. Disfrutamos de una amplia libertad de expresión, cierto, pero sospecho que de muy pocas oportunidades reales de convertir lo libremente expresado en acción política efectiva. Lo de Arcadi Espada, en este sentido, parece un aviso: ojo con pasarse de la raya.

No hay comentarios: