lunes, junio 26, 2006

TRILOGÍA DE NUEVA YORK

También Billy Wilder compuso su propia "Trilogía de Nueva York": la que forman Días sin huella, El apartamento y La tentación vive arriba. Que yo sepa, muy pocos han reparado en la unidad que forman estas tres películas, las tres centradas en individuos que viven de forma precaria o provisional en pequeños apartamentos y son víctimas, cada uno según su circunstancia, de las peculiares tentaciones que les pone por delante la gran ciudad.

De Días sin huella es esta escena cuasi cómica, que define bien el clima y la mentalidad de la ciudad. El protagonista, necesitado de dinero para comprar whisky, busca desesperadamente una casa de empeños para obtener unos dólares a cambio de su máquina de escribir. Para su sorpresa, todas están cerradas. Frente a la baraja cerrada de una de ellas, le pregunta a dos viandantes, inconfundiblemente judíos, por el motivo de ese inopinado cierre.
-Es que celebramos Yom Kippur, una fiesta judía.
-Pero la de Gallagher -típico apellido irlandés- también está cerrada -responde el atribulado borracho.
-Tenemos un acuerdo. Ellos cierran por Yom Kippur y nosotros por San Patricio.

Podría haber sido extraído de una película de Woody Allen.

No hay comentarios: