domingo, julio 16, 2006

CORRE EL AIRE

Vargas Llosa hoy en El País:

La abolición de los matices facilita mucho las cosas a la hora de juzgar a un ser humano, analizar una situación política, un problema social, un hecho de cultura, y permite dar rienda suelta a las filias y a las fobias personales sin censuras y sin el menor remordimiento. Pero es, también, la mejor manera de reemplazar las ideas por los estereotipos, el conocimiento racional por la pasión y el instinto, y de malentender trágicamente el mundo en que vivimos.

Decir "matices" es decir "juicio propio", libre de esquemas impuestos, de ideologías prefabricadas. Y no es fácil. Ni cómodo. Hay una especie de cogollo donde, si uno comulga acríticamente con los tópicos de la corrección política imperante, los voluntarismos de buen tono, las versiones angelicales de la Historia, etc., uno puede sentirse como pez en el agua, aceptado, apoyado, tenido en cuenta. Fuera de ese núcleo campan, cierto, los lobos, los pirados, los extravagantes, lo solitarios. Fuera no hay aceptación, ni apoyo, ni comprensión. Pero corre el aire.

No hay comentarios: