jueves, julio 06, 2006

HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE

-Adelante, señor López.
-De ninguna manera, señor Otegui, usted primero.
-Muchas gracias.
-¿Qué le pido? ¿Un café? ¿Un croissant? ¿Un carajillo?
-Como se nota que es usted españolista y castizo, señor López, ja.
-Ja, ja, qué gracioso es usted, señor Otegui. ¿Sabe que empieza a resultarme simpático?
-Yo también le quiero, señor López.
-Bueno, a lo nuestro. ¿Cuándo dejan ustedes el pistolón?
-No sé a qué se refiere. El único pistolón que conozco es el Magnum de Clint Eastwood en Harry el sucio.
-Ahora es usted el que me ofende, señor Otegui.
-¿No le gusta Clint Eastwood?
-Creí que era una indirecta.
-¿Creyó que me refería al...? No, hombre, eso está olvidado.
-Uf, qué alivio, señor Otegui.
-Qué alivio, señor López. Y, en justa reciprocidad, ¿no estarían ustedes dispuestos a olvidar también...?

(continuará)

No hay comentarios: