martes, julio 25, 2006

INCLUSO

Salas de espera: imprescindibles; en ningún otro sitio el tiempo pasa tan despacio, como si alguien hubiese echado arena en sus engranajes. En ningún otro sitio es tan cierta la ilusión de que, a nuestro requerimiento, el implacable mecanismo incluso podría llegar a detenerse.

No hay comentarios: