domingo, julio 30, 2006

NO HUBO

No, no hubo anoche otra edición del Dreams Telegraph. Lo que resulta tranquilizador. En verdad, la única garantía de que la realidad -la realidad real, valga la redundancia- no se asienta a ese lado del espejo es el hecho de que los espacios y circunstancias que encontramos en los sueños carecen de continuidad espacial y temporal: desaparecen de un día para otro, no hay modo de volver a ellos (aunque ellos, en determinadas circunstancias, sí pueden volver a nosotros). Mientras que lo de este lado sigue tercamente ahí, esperándonos, cuando abrimos los ojos. Lo que tampoco es que sea para tirar cohetes.

No hay comentarios: