martes, septiembre 05, 2006

INSOMNIOS

A veces la actividad intelectual (e imaginativa, y resolutiva) es tan intensa durante los insomnios, que al día siguiente uno está agotado; no por no haber dormido, sino porque la cabeza no da para más.

Lástima que no quede constancia de ninguna de las decisiones tomadas a esas horas.

1 comentario:

canalsu dijo...

En mí, lo normal es un cabreo, porque de día, las cosas no se ven igual, muchas se confunden y pienso que he perdido una nueva oportunidad, que algo se apaga.