lunes, octubre 16, 2006

DEPENDE

Existen dos niveles de opinión: el que se evidencia cuando, a una pregunta concreta, respondemos: "Depende", y el que, ante una presunta disyuntiva, rechaza la amplia gama de grises para pronunciarse por el blanco o el negro. Dependiendo de la clase de persona que se es, hay quien desecha el primer nivel (el deliberativo, digamos) para dar prioridad al segundo (el resolutivo), o viceversa. Naturalmente, también existe la posibilidad de que la elección no sea espontánea, y que haya quien elija la primera vía cuando la exigencia de una respuesta clara resulta comprometedora, y quien prefiera la segunda para evitar el riesgo de empantanarse con las inevitables complejidades que presentan algunas cuestiones.

Descontando situaciones de esa clase, soy de los que anteponen el "Depende" a la mayoría de las cuestiones que someto a mi consideración. Y de los que piensan que, una vez exploradas las posibilidades argumentativas de ese "Depende", casi nunca merece la pena ir más allá; o que ese "ir más allá" suele implicar ciertas renuncias de orden intelectual no siempre justas ni gratas.

2 comentarios:

Ramirez dijo...

Uyuyuy
Relativizar demasiado puede ser peligroso.Depende,depende.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

No es relativizar, amigo Ramírez. Detesto a los relativistas, que suelen ser una división de los hipócritas. Lo que defiendo es que suele ser más interesante el planteamiento de un problema que su solución. Y que, en lo que respecta a los artículos (y a los "blogs", ya que estamos en ello), no creo que la función de los mismos sea decirles a la gente qué debe pensar, sino llamar la atención sobre posibles enfoques alternativos de determinadas cuestiones, y luego dejar que cada uno extraiga las conclusiones que crea pertinentes.

Relativismo no, amigo Ramírez. Ni ideológico ni moral.