jueves, octubre 12, 2006

EL MONTE

Llama la atención que personas con trayectorias personales, intelectuales e ideológicas muy dispares empiecen a coincidir, a partir de cierta edad, en casi todo. Por ello, por existir fundados motivos para la suspicacia, la pregunta que hacemos ahora no es: ´"¿Dónde estás?", sino "¿De dónde vienes?" Eso, la mayoría de las veces, lo explica todo.

***

No todo van a ser inconvenientes: el hecho de que las turbas de gamberros anden haciendo ruido por la calle hasta altas horas de la madrugada se ve ampliamente compensado por el de que, al día siguiente (festivo, como hoy) no haya un alma levantada hasta las once o las doce. Y uno, que se levanta con los pollos, se encuentra con tres, cuatro horas de esplendoroso silencio, bajo un sol maduro que ya empieza a arrepentirse de sus dispendios veraniegos.

***

"Mi país es el monte" (Zalacaín, citado por M. A.).

1 comentario:

conde-duque dijo...

No se crea: también tiene su aquél pasearse de la mano de la resaca por las calles vacías de Madrid (habiendo dormido un par de horas en un sofá, o ni siquiera eso). Risa floja y chocolate con churros... Y si es día de desfile, todo adquiere un aire surrealista muy difícil de explicar.
El mundo está ahí para todos. Sólo hay que estar.