miércoles, octubre 18, 2006

LA FOTO

También la naturaleza posa, y cómo. Esa fracción de segundo en que la cima de la ola se cierne sobre sí misma y, milagrosamente, queda inmovilizada en el aire antes de romper. Como esperando la foto.
***
Sí, ahora tocaba un literato acreditado. Para evitar la sensación de fiasco de años anteriores. El país entero aplaude la puesta en escena. Quizá sea ésta la única cuestión en la que uno piensa lo que los viejos nihilistas rusos, los de la bomba oculta bajo la gabardina: cuanto peor, mejor. Porque intentar prestigiar el premio a estas alturas no hará otra cosa que restarle lectores. Y no hay que olvidar que los buenos lectores son los que, por selección natural, surgen de esa masa adocenada que devora superventas. Los que, llevados por una curiosidad y un prurito de exigencia nacidos de no se sabe qué imponderables, dan el paso al frente y prueban a leer otras cosas. Así que, señores Lara, no mareen la perdiz, no maleen la cantera. Que vayan aprendiendo a leer en la prosa de cualquier periodista con ambiciones, que ya tendrán ocasión de leer algo mejor.
***
(Sí, quizá la soberbia sea peor pecado que la envidia.)

No hay comentarios: