domingo, octubre 15, 2006

PREJUICIOS

El prejuicio, como su nombre indica, antecede al juicio. Y goza de una consolidada mala fama, no del todo merecida. Porque existen los prejuicios fundados. Un lector de cierta práctica suele intuir que determinadas novedades editoriales muy jaleadas aquí y allá no tienen el interés o la valía que pregonan sus anunciantes. A un espectador de cine con frecuencia le basta el título y algunos datos sobre un inminente estreno para saber que ahí no hay donde mojar. Si ese lector o ese espectador no acuden al reclamo, es, simplemente, porque saben que su tiempo, como el de todos, es limitado, como también lo es el dinero que cuesta el libro o la entrada. Y hay que elegir. La pregunta es: ¿cómo se abre el gusto, cómo llega uno a saber que el Clint Eastwood de turno se ha convertido en un autor personal con algo que decir? La respuesta es difícil. Supongo que a base de intuición... y de nuevos prejuicios, esta vez en sentido contrario.

***

Las polémicas locales siempre acaban igual: con insultos.

***

Diario de campo. Esa piara de cerdos que se apelotona contra la alambrada al paso de los excursionistas, intuyendo en la mera presencia humana la mano que da de comer. Y que, en cuanto comprenden que no les traen el pienso, vuelven grupas y emprenden un trote de lo más digno hacia su paradero, mascullando improperios que casi podrían transcribirse al lenguaje articulado.

2 comentarios:

El culo de Harry Callahan dijo...

No se pueden ver todas las películas ni leer todos los libros. Acepto el prejuicio como un filtro necesario no siempre eficaz que de vez en cuando hay que saltarse.
A Clint Eastwood le recuerdo bien incluso mucho antes de “Bird”. “Infierno de cobardes” , “Impacto súbito” “El jinete pálido” o “Sargento de hierro” me parecen películas personales con cosas que decir, tiernamente macarras pero muy divertidas, que ya es mucho y en algún caso premonitorias de lo que luego serán algunos de sus monumentos posteriores como “Sin perdón”. A lo mejor los prejuicios se vencen a veces por la insitencia de algunos pesados. Un dia de estos voy a ver otra vez "Fresas salvajes", tengo un amigo que no para de darme la lata con ese chico sueco, quien sabe si termino por descubrirlo. Yo fui pesado con Eastwood.

don nadie dijo...

Hablando de prejucios, ¿qué le parece el premio Planeta de este año? ¿Nos aconseja comprar y leer la obra ganadora? ¿Y la finalista? ¿Podemos presuponer que todo lo que se vende con el sello de Planeta es de una aceptable calidad literaria?