martes, octubre 24, 2006

YA LLEGAN

El problema, en fin, no es el que presuntamente tienen los mileuristas de veinticinco a treinta años, sino el de todos aquellos que, además de haber superado ampliamente la treintena, ni siquiera ganan mil euros al mes.

***

Llama la atención que, conforme la prensa inventa nuevos arquetipos sociológicos en los que centrar nuestro muy bobalicón culto a la juventud (el yuppie, el joven-pero- sobradamente-preparado, el atribulado mileurista, el fiero militante antiglobalización, etc.), surjan al mismo tiempo extraños jóvenes airados que, en vez de dirigir su furor hacia el mundo imperfecto en el que indudablemente viven (vivimos), lo dirigen hacia un pasado que no conocieron. ¡Ese novelista treintaañero que el otro día prácticamente pedía en Babelia que se pusiera en la picota a todos los intelectuales que vivieron e hicieron su trabajo en la España de Franco! Por lo mismo, podríamos exigir reparaciones y retractaciones a todos los albañiles que, en vez de pasar a la clandestinidad, se dedicaron a poner ladrillos.

***

Lo que me recuerda una desagradable escena vivida el pasado verano. Llego a una conocida playa salvaje del litoral gaditano un domingo a las once de la mañana y la encuentro llena de borrachos, casi todos de treinta y tantos años. Y uno de esos presuntos jóvenes conservados en formol (y con un indiscutible mal aspecto) grita, al verme: "¡Vámonos, que ya empiezan a llegar los padres de familia!"

No hay comentarios: