miércoles, noviembre 08, 2006

ANTIAMERICANOS

Nunca he entendido por qué los progresistas de aquí se alegran tanto de las victorias demócratas en Estados Unidos. Cómo si les fuera algo en ello. O como si al Partido Demócrata americano le importara lo más mínimo esa simpatía gratuita y, a menudo, tan poco fundamentada.

***

En realidad, a la izquierda europea lo que le conviene es una nueva victoria ultraconservadora en Estados Unidos, que confirme todos esos tópicos que tantos réditos electorales producen a este lado del océano.

***

Sólo hay una cosa, en fin, que no perdono al antiamericanismo profesional: que, en mi adolescencia, cuando empezaba a rechazar -interesadamente- toda idea de pecado, me convencieran de que ver películas del oeste era un pecado. Y de que John Wayne era algo así como la encarnación del mal.

***

Esos progresistas de salón, antiamericanos ellos, que viven en barriadas donde se celebra Halloween.

6 comentarios:

Magda dijo...

Buenas noches.

Creo que este antiamericanismo, hablando en estos momentos de victorias demócratas en Estados Unidos, se debe al rechazo total que se siente por Bush y su "política" con Irak.Leía que "Legisladores estadounidenses, activistas y defensores de los derechos humanos esperan que la renuncia del secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, marque el cambio de la política de Estados Unidos en Irak", y considero que esto alegra al mundo.

Pero comprendo lo que señalas, estoy de acuerdo: "Esos progresistas de salón, antiamericanos ellos, que viven en barriadas donde se celebra Halloween".

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Quizá sea algo ingenuo pensar que los demócratas van a cambiar sustancialmente esa política. Lo dice el propio Washington Post: en tiempos de guerra no hay que fiarse de las promesas de la oposición. Lo que nos ocurre a los europeos, en general, acostumbrados a las rigideces y servidumbres de nuestros partidos, es que no entendemos que el parlamentarismo americano funciona de otra manera. Que los demócratas tengan algún escaño más, evidentemente, complica las cosas a Bush. Pero ya sabrá éste atraerse a los demócratas más conservadores o más "patriotas" en caso de apuro, seguro de que a éstos no los ata ninguna disciplina de partido. Grandezas y miserias de un sistema distinto al nuestro.

Magda dijo...

También creo que tal vez sea algo ingenuo pensar que los demócratas van a cambiar sustancialmente esa política. Para mí no hay gran diferencia, en lo esencial, entre ambos partidos, pero me alegró que
ganara Peluzzi. Aunque las diferencias que hay son importantes:
- los republicanos dan recortes de impuestos al 1% mas rico de la poblacion
- los republicanos no quieren aumentar el salario minimo
- los republicanos se oponen a la amnistia para inmigrantes ilegales
- los republicanos se oponen a leyes para controlar la venta y posesion de armas de fuego
- los republicanos quieren obligar a los niños a rezar en las escuelas
- los republicanos quieren relajar las leyes ambientales para no afectar a empresas contaminantes
- los republicanos se oponen al derecho de la mujer de abortar

Pero creo como tu, Bush ya sabrá atraerse a los demócratas. Yo soy mexicana, y podría hablarte mucho de cómo vemos y vivimos nuestra frontera y cercanía con USA, lo que nos ha tocado ver, etc., pero no viene al caso.

A ver como siguen las cosas para Bush. Una cosa es la que uno puede desear y otra la que es.

isidro parodi dijo...

Y aplauden y alaban y vitorean cuando le dan un Oscar a Almodóvar...

Luis Sanz Dieguez dijo...

parece que criticar aspectos de la politica y de la cultura de un pais tiene que implicar odiar al pais entero de cabo a rabo. No sean tan simplistas, caballeros, por el amor de Dios. Es evidente que hay diferencias entre republicanos y democratas decir lo contrario es estupido. Habrá quienes les guste mas unos u otros. Si eres progresista te gustará mas la opcion mas progresista sin que ello signifique soñar con un troskysta en la casa blanca. Por cierto, creo que la progresia ha abandonado hace mucho tiempo el punto en el que usted la situa, Sr. Benitez, no la subestime.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Ese cambio de la "progresía" que usted menciona lo explica bien Jorge Herralde en un libro memorialístico reciente, en relación al mundo editorial: en pocos meses, dice, un librero amigo suyo constató que quienes hasta entonces compraban cualquier cosa que publicase Ruedo Ibérico se habían vuelto lectores compulsivos de novela negra. Esto sucedía en los primeros ochenta. Yo mismo pude constatar ese cambio: quienes hasta entonces nos miraban un poco por encima del hombro a los entusiastas del cine americano empezaron a pugnar por sobrepasarnos en cinefilia. En fin.