domingo, noviembre 12, 2006

COARTADAS

No estar con unos no significa, necesariamente, estar con los otros.

***

Desde la carretera. Dos jornaleros pisando la montaña de algodón que llena la cuba de un camión de carga, supongo que con el propósito de aplanarla o compactarla. El procedimiento parece un tanto bárbaro, sobre todo aplicado a una materia prima tan ligera y delicada. Y, sobre todo, sucio, tanto por lo que respecta a la materia que lo sufre como a los hombres que lo aplican: qué aprensiones no le asaltarán a uno al hundir las piernas en esa montaña de borra. Te sientes incómodo desde tu posición de espectador desocupado. La necesidad de buscarle un significado a la escena se plantea con la misma urgencia con que a veces buscamos una coartada. Y es curioso que se me venga a la cabeza este cuaderno, la idea de trasladar aquí esa desazón. La coartada perfecta.

***

Qué difícil explicarse ante quienes mejor te entienden.

No hay comentarios: