jueves, noviembre 16, 2006

NEORREALISMO

Fellini, mejor que Visconti. De Sica y Rossellini, mejores que Fellini (aunque De Sica, ay, termine pareciéndose a De Santis). La gran trilogía de De Sica (Ladrón de bicicletas, Umberto D., Milagro en Milán), insuperable.

***

Arroz amargo es, básicamente, un soft. Utiliza el mismo repertorio: mujeres sorprendidas en su intimidad o en posturas de abandono, mujeres relajándose sensualmente entre mujeres, mujeres entregadas al gallo del corral. Llama la atención que la crítica se haya tomado tan en serio esta película. Tan divertida, por otra parte. A ciertos críticos, de entonces y de ahora, se les daba la crítica hecha con decirles que la película trataba de la dura vida de las arroceras del Po... Levitaban de emoción con el dato, y ya podían tomarse el cóctel con la conciencia tranquila. Ah, el neorrealismo...

***

Dos mujeres, de De Sica, utiliza los mismos trucos que Arroz amargo: morbo, exhibición corporal, intimidad entre mujeres. Y, después de saturarnos de satiriosis, de refregarnos por los ojos, no ya a la Loren, sino incluso a su hermosa y un tanto bovina hija casi impúber, nos endilga un final melodramático: una tropa de moros incontrolados (¿por qué moros? ¿por qué no americanos, por ejemplo?) viola a las dos, y todos nos sentimos manchados de una culpabilidad untuosa y clerical, la que sentiríamos después de reírnos de un chiste verde contado en una sacristía. Ahí termina el De Sica bueno, y se anuncia el de Matrimonio a la italiana, la Loren siempre por medio...

¿Quién dice que la Loren es una buena actriz?

6 comentarios:

conde-duque dijo...

Hay escenas inolvidables que valen más que mil películas. Por ejemplo, en "Milagro en Milán", cuando los mendigos se apelotonan tratando de recoger los rayos de sol, o cuando el protagonista aplaude a los ricos que salen del teatro...
Y en "El ladrón de bicicletas", cuando van padre e hijo andando de la mano por la calle, o cuando el niño asquerosito de la otra mesa sorbe sus plato de espaguetis o de mozzarella o lo que sea... Etc, etc.

El Capador de Turleque dijo...

Opino también que en el neorrealismo las tres peliculas que menciona de De Sica más “El limpiabotas” (“Sciuscià”), 1946 son insuperables. Como insuperable me parece en general Federico Fellini, al que nunca incluiría en la nómina neorrealista salvo por sus escrituras para Rossellini y Lattuada . Creo que Fellini es manierista incluso desde “El jeque blanco”.
Caso paralelo al de L. Visconti. aunque de otro signo. Mas neorrealista que estos dos genios me parece Satyagit Ray y su trilogía de Apu, sobre todo la primera “Pather Panchali” También tengo mis dudas sobre el neorrealismo de “Milagro en Milán”, quizá trague con “neorrealismo fantástico”... Yo juraría que para la famosa secuencia de los rayos de sol, Zavattini se “inspiró” en una película española de 1948 dirigida por Rafael Gil con guión de Miguel Mihura que se llamó “La calle sin sol” y que si no conocen, deberían buscar.
A mi la Loren me gustó en “Los girasoles” y en “Una jornada particular” siempre con Marcelo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Efectivamente, los mejores papeles de la Loren le llegan en la madurez; y es curioso que un cineasta de la categoría de De Sica no se diera cuenta antes de lo que tenía entre manos. El caso de "Dos mujeres" es sintomático, e inmoral: cuántas coartadas políticas y estéticas para un filme tan burdo e irritante.

Rafael Gil merece una reivindicación seria, no sólo por "Calle sin sol", sino también por "El hombre que se quiso matar", por ejemplo. Lo mismo cabe decir de los Mihúra o, ya que estamos en ello, de Neville.

No sé dónde he leído que el tan cacareado "neorrealismo" tiene una estética, en el fondo, de cuento de Las mil y una noches": hazañas de picaruelos en mercados y calles atestadas... Tal vez eso explica la deriva de "Milagro en Milán", por un lado, y la afinidad con esa estética de cineastas como Hiyoshi o Satyavit Ray.

El capador de turleque dijo...

Espero egoistamente que sea un error suyo, ya que nunca he sabido de un director llamado "Hiyoshi" de existir me daria mucha rabia. (Dejemos de momento el Manga fuera de consideración) Recuerdo alguna pelicula de Tomu Uchida, "La tierra" por ejemplo, que podria estar en ese estilo, a lo mejor alguna secuencia de Mizoguchi...
No me jugaria nada.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Un atajo de la memoria me ha llevado a confundir a Hiroshi (que no Hiyoshi) Inagaki, el famoso director de películas de samurais, con Yokio Naruse ("Madre" es su título más conocido), del que he visto varias películas en el canal Cinematk. (Tendría que haber hecho mis comprobaciones antes de contestar). Por lo demás, mantengo lo dicho sobre esa aparente afinidad entre la fábula oriental y el neorrealismo a la italiana.

El capador de Turleque dijo...

No me parece necesario que compruebes nada antes de contestar, lo mio no era una corrección sólo intentaba saber a que te referias. Conozco a los dos directores que mencionas. Sobre todo Naruse me parece impresionante. "Cuando una mujer baja la escalera" y "El clamor de la montaña" (sobre una novede suavidad en el ritmo y la dicción cinematograficas. Lo revisaré para ver esa conexión italiana, aunque yo lo recuerdo mas francés y mas W. Wyler ¿algo Cuckor?