domingo, noviembre 05, 2006

TAMBIÉN

Diario de campo. En este pueblo los nombres de las calles suelen aludir al edificio más característico que se ubica en ellas o al paraje al que conducen: Calle de la Tenería, del Tejar, de la Fuente... No las hay dedicadas a personajes ilustres. A lo mejor, porque no hay ninguno (pero es raro: ya se hubieran postulado para ello alcaldes, maestros, notarios, médicos, cronistas locales...). A lo mejor es por discreción. O quizá por ese extraño consenso igualitario que, en algunos lugares, dicta que no ha de haber nadie destacado. O porque quienes destacan se guardan mucho de hacerse notar. Y es raro.

***

Esas yeguas sí: ramonean en la ladera como si posaran para un pintor de escudos.

***

Una peña de amigos anuncia que va a asar un cordero para celebrar la festividad de Todos los Santos. Todo el mundo está invitado (como todos lo estamos, parecen querer decir, a la silenciosa comunidad festejada en la fecha). Detrás de la iniciativa, me aclara un lugareño, está un francés. Y apostilla, por si tengo alguna duda al respecto: "Esa gente también guisa bien".

No hay comentarios: