miércoles, diciembre 13, 2006

GODARD

Histoire(s) du cinema, de Godard. Una especie de ensayo visual, en varias entregas, sobre la historia del cine. No exento de agudeza: la intuición, por ejemplo, de que la lógica y la poesía de la imagen cinematográfica están ya implícitas en la obra de Baudelaire, en su vuelo imaginativo, en su mezcla única de objetividad y subjetivismo. O la constatación de que el cine no es sino un discurso sobre la muerte, un desfile de espectros que nos hablan desde el más allá. Todo eso está muy bien, si no fuera porque viene envuelto en una insoportable maraña de desfachatez y pedantería (esa tipa de boquita de piñón, guapísima -¿alguna novia del propio Godard?-, recitando a Baudelaire; o el propio Godard, desnudo, tecleando en su máquina, con un puro en la boca, mientras elucubra sobre esto y aquello...). ¿A quién va dirigido este discurso? Evidentemente, a los iniciados y cómplices. Porque si falla uno de estos dos requisitos, el producto resulta incomprensible o insoportable.

Sin embargo, se nos impone la convicción (pese a que estamos cansados, nos sentimos escépticos y, hoy por hoy, preferiríamos un buen western o una de gángsters) de que este engendro es necesario. Tal vez por la luz indirecta que arroja sobre el buen cine, digamos, convencional, tan acogedor, tan lleno de poesía. De esa poesía que habla -Godard dixit- de la fugacidad y la muerte.

No hay comentarios: