sábado, enero 20, 2007

DESNUDECES

Llama la atención que dos de las noticias más destacadas de la semana pasada tengan que ver con desnudos. Tal vez sea cosa de los fríos invernales: ante la necesidad de ir cubiertos y embozados, la constatación de que alguien se desnuda en público en alguna parte nos hace pensar en horizontes más amplios, en playas soleadas, en modos de vida más relajados y libres. Aunque la protagonista de una de estas dos noticias, la gallega Ana María Ríos, ha podido comprobar en carne propia que esos climas soñados no excluyen la posibilidad de una pesadilla kafkiana: fue a Cancún de luna de miel y la detuvieron (se supone que por error) por presunta posesión de explosivos… Y ahora, para resarcirse del mal trago, y para sacar algún partido de esa extraña fama sobrevenida, posa desnuda para las páginas de una revista, sobre un fondo de palmeras y vistas tropicales. Pocos días después, una concejala de Lepe, María Dolores Jiménez, del Partido Popular, posa desnuda para una revista municipal, que se convierte de inmediato en un preciado objeto de coleccionismo.

Las reacciones en el entorno inmediato de una y otra han sido muy distintas. En Lepe ha caído bien la ocurrencia de la concejala; los caballeros (incluyendo los portavoces de los otros partidos políticos) se han deshecho en educados piropos; y la opinión pública se muestra satisfecha de la notoriedad alcanzada por el pueblo gracias a la noticia. Los paisanos de la gallega, en cambio, parecen disgustados: seguramente son víctimas de ese espejismo según el cual, cuando una persona sufre un contratiempo, ha de mostrarse modesta y recatada, como si ese recato y esa modestia sobrevenidos fueran la mejor garantía de que las preocupaciones y apoyos de sus convecinos no han caído en saco roto. Pero la chica se ha dejado llevar por uno de esos impulsos libérrimos, despreocupados y no del todo ejemplares con los que muchas veces nos desahogamos de las contrariedades. Y a mí me parece bien.

Menos entiendo las pretensiones, digamos, naturistas de la concejala; aunque también, como sus colegas munícipes, le alabo el gesto. La chica se ha extrañado del revuelo causado y declara que, para ella, la desnudez es algo normal. Lo es, sin duda. Como lo son, también, la curiosidad y el morbo de quienes han corrido a acaparar la revistilla. Porque esa extraña fantasía higienista de que, en un mundo liberado de tabúes, la curiosidad por el cuerpo ajeno iba poco menos que a desaparecer es uno de los grandes despropósitos en los que se basa esta general inconsciencia, algo hipócrita, en la que vivimos. La gallega sabía a qué atenerse y ha cobrado sus desnudos; la concejala nos ha ofrecido los suyos con una generosidad que quizá no merecíamos. De ahí esta melancolía que ahora nos asalta: el verdadero paraíso, amiga Ríos, estaba aquí mismo, en las arenas cálidas de Huelva, y no en la lejana Cancún.


Publicado el pasado martes en Diario de Cádiz

5 comentarios:

JLP dijo...

Da la casualidad de que vivo en Lepe (no en el mismo pueblo pero sí en el municipio) y puedo informar de primera mano. Naturalmente, lo llamativo del asunto no es el desnudo. O sí pero no. Si hubiera sido cualquier otra ciudadana de Lepe nadie habría oído hablar de esto. Pero es que se trata de la teniente de alcalde. Por lo tanto se trata de una persona conocida y la cosa resulta graciosa o chocante o llamativa, como se le quiera llamar. Es mentira que haya habido polémica (eso se lo han inventado los telediarios, que le han sacado las declaraciones a los demás concejales de otros partidos casi con sacacorchos) y mucho menos que se haya agotado la tirada de la revista, que se puede encontrar en cualquier quiosco de Lepe sin problemas.
Creo que si hubiera posado vestida de bombero hubiera dado el cante igualmente, por ser la teniente de alcalde. Digo el cante en el sentido de que los leperos hablarían del asunto, como hablan de cualquier noticia que se produzca en el pueblo. Pero toda la movida del desnudo, puedo asegurarlo, la han montado los telediarios nacionales. La gente de Lepe está encantada de salir en el telediario pero el desnudo les da igual. Lo que les llama la atención es que la concejala pose en una revista, desnuda o vestida. Y se asombran de que los telediarios hablen del asunto.
Tienes razón: el paraíso está aquí, donde el desnudo no es un escándalo sino una cosa cotidiana. ¿Y por qué la gente se asusta tanto?, dicen los leperos con su sabiduría de pueblo sano.
Esta comarca (Lepe, Isla Cristina, etc.) tiene la fama que tiene con los chistes y demás. Sin embargo, intuyo que la gente aquí es más sana, más "normal", que la media española. Los motivos se desconocen.
Saludos.

ramirez prodigo dijo...

Yo seria raro en Lepe pues sinceramete no me da igual la concejala desnuda que vestida de bombero. Les va a parecer una excentricidad pero prefiero mil veces a las concejalas desnudas que de cualquier otra guisa. Esto me recuerda a aquello que cantaba Javier Krahe de la Jacinta en el pilón matarilerilerón.

JLP dijo...

Conozco la canción de Javier Krahe y no viene al caso. A ti no te parece lo mismo la concejala vestida de bombero o desnuda. Ja ja ja. Evidentemente no es lo mismo estar desnudo que vestirse de bombero o de soldado o de tonto del haba. Lo que cuenta en Lepe es que salga la política en una revista. Que salga desnuda es casual, una opción como otras. Si hubiera salido de bombero no estaríamos hablando de esto. Pero ¡oh, la desnudez! Me aburre ya estar hablando de esto. Qué país tan cutre, coño. Menos Lepe, que es lo único que hoy por hoy salvo de España.
Oh, islas, oh telas que se pliegan, oh cosas elogiosas...
Saluditos, Homer.

Ramirez dijo...

¡Caspita que carácter, Flanders! Nunca fue intención mía ofender sensibilidad alguna y aún menos la suya o la de cualquier otro habitante de ese famoso parnaso que habita. Pido perdón por mi zafiedad insultante, intento ser persona de orden, y levantarme del sofá de vez en cuando, beber otra cosa que no sea cerveza, no abusar de la pornografía, del tocino ni de la siesta, pero usted sabe como nadie que "Aliquando bonus dormitat Homerus"
Por cierto, felicitaciones al autor de este blog por sus articulos. Este si que parece no dormir.

JLP dijo...

No has ofendido mi sensibilidad, era una manera de hablar. Ni has sido zafio. A lo mejor yo sí, pero juro que fue sin querer. Perdón, perdón.
Saludos.