miércoles, enero 24, 2007

EL JUEVES

La generalización es tanto más injusta y abusiva cuanto más certera. No podemos renunciar a ella: es la única manera de extraer una verdad de los hechos particulares. Aun a costa de muchas mentiras.

Ese esfuerzo patético que hacemos, a veces, por acogernos a la única excepción que nos protege de que alguna de las muchas generalizaciones abusivas que nos afectan pueda tener verdadera vigencia sobre nosotros. Como cuando nos dice el jefe: llega usted siempre tarde; y le contestamos: eso no es cierto: el jueves llegué a mi hora.

Y, sin embargo, tenemos la halagadora convicción de que lo que uno es está mejor expresado en la excepción que en la norma. Al menos, ésa es la ley que aplicamos a los artistas y a los poetas: haber acertado unas pocas veces nos hace perdonarles que hayan errado muchas otras.

(Claro que ese juicio suele ser siempre póstumo.)

1 comentario:

el capador de Turleque dijo...

No se. Por ejemplo: en el supuesto de que L.von Triers se pueda considerar un artista, yo jamás le perdonaré "Rompiendo las olas". Aunque el resto de su obra fuera (me temo que no es el caso) un rosario de maravillas. Su muerte no va a mejorar esta situación, seguro.