jueves, enero 11, 2007

EL QUESO

Ante la confusión generada por el atentado de Barajas, no cabe más remedio que concluir que los causantes del mismo han obtenido una rotunda victoria política, con el regalo añadido de que han podido constatar, sin lugar a dudas, que los dos principales partidos políticos del parlamento español son incapaces de ponerse de acuerdo en algo tan elemental como debiera serlo la respuesta de un estado de derecho al terrorismo. El peso de la culpa del atentado, de las víctimas causadas, de los daños materiales y de la ruptura de la tregua, recae sobre los terroristas. Pero en la situación resultante el gobierno y la oposición tienen también su parte, y no pequeña, de responsabilidad.

***

(Reflexiones de un abstencionista empedernido: llevo años deseando dejar de serlo, como llevo años deseando superar mi aversión al queso; pero en ambos casos, en el momento decisivo, me ocurre lo mismo: me pueden las náuseas.)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿La abstención es el antiguo modo de llamar a la "equidistancia"?

RM dijo...

Cónchiles, José Manuel, que el queso está buenísmo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Bueno, amigo RM, uno tiene sus manías.