miércoles, enero 10, 2007

LA REALIDAD

La realidad más inmediata suele ser, también, la más inescrutable y confusa. Suben los compañeros del desayuno y cuentan que, a la vuelta de la esquina, un hombre se ha tirado de la azotea. Al poco, algunos añaden que, antes de hacerlo, el hombre había apuñalado a su mujer. Minutos después, otros comentan que se trataba de un viejo homosexual al que acababa de abandonar su pareja. Ha sucedido ahí al lado. Y, sin embargo, no sabremos qué ha ocurrido de verdad hasta que no compremos el periódico mañana.

***

Pero la realidad se ha empeñado en volverse extravagante. "¿Te acuerdas de X, la que tiene una página web pornográfica de tendencia sadomasoquista?", me dice M. No, no recordaba semejante cosa. Pero hay más. "Pues resulta que ha escrito una novela. Me lo ha dicho esta mañana".

***

Y este mueble de baño que, de pronto, se ha cuarteado misteriosamente, como la mismísima casa Usher, y nos obliga a salir con urgencia a comprar otro, antes de que nos veamos sin un mal lavabo en el que lavarnos las manos. El carácter inapelable de las pequeñas catástrofes domésticas. Y tampoco sabemos si ha sido suicidio o muerte natural.

No hay comentarios: