martes, enero 23, 2007

LO SUYO

Cada uno va a lo suyo. Y, en los hospitales, "lo suyo" de cada uno es la enfermedad que lo ha llevado allí. Qué manera de andar todos ensimismados y obsesionados con el mal propio, qué extraño blindaje el que practican los parientes y allegados con "su" enfermo particular, qué desinterés por el mal ajeno, aunque educadamente finjamos escuchar los padecimientos del compañero de cuarto. Si los hospitales, desde Thomas Mann hasta los modernos telefilmes de sobremesa, son imagen y metáfora de la sociedad y de la condición humana, qué poco favorecida salen ambas en este retrato.

***

El egoísmo, como el dolor, tiene un fundamento orgánico.

***

La desnudez, decíamos ayer. Y olvidábamos una de sus vertientes: la forense.

1 comentario:

ramirez dijo...

A mi los hospitales siempre me ha olido a orina mezclada con alcohol, igual que algunas plazas y calles de la ciudad muchos amaneceres.