martes, enero 30, 2007

VAMPIRISMO

Sólo hay un modo de quedar por encima del corrector de estilo: encontrarte errores que él no haya detectado. Como en esas películas en que el secreto del bueno, y la fuente de su ventaja moral, es haber sido, en el pasado, más malo que el propio malo.

***

El pecado de Drácula no es el vampirismo, sino el noctambulismo. Velar mientras otros duermen crea un extraño resentimiento contra el resto de la humanidad. Que se agrava, en fin, cuando vuelves a casa y compruebas que el atasco de tráfico de todos los días está, esta vez, en el carril de sentido contrario.

***

Vistas desde las azoteas (¿la perspectiva del vampiro?), todas las ciudades son barrios de chabolas.

No hay comentarios: