viernes, febrero 09, 2007

CELEBRACIONES CALLEJERAS

Se nota que se preparan grandes celebraciones callejeras: me he cruzado a la entrada de la ciudad con un camión cargado de urinarios.

***

Al alcalde de Tenerife le ha faltado poco para convocar a los vecinos al linchamiento de quienes, con su denuncia, han logrado que un juez dicte la suspensión cautelar de las celebraciones carnavalescas, por impedir el descanso de los habitantes del centro de la ciudad. No me cabe la menor duda de que la decisión judicial quedará en papel mojado. Pero, mientras tanto, y pese a lo extraño de la situación creada, me congratulo de que los tribunales, por una vez, reconozcan que ciertas idiosincrasias de este país violan impunemente los derechos de la minoría que no las comparte. Ah, poder atravesar el centro de cualquier ciudad andaluza una madrugada de Viernes Santo sin tener que sortear largas comitivas de encapuchados desfilando al son de tambores y trompetas...

***

Lo curioso es que, en ciertos medios de comunicación más o menos populistas, han identificado la medida como un nuevo despropósito derivado de los aires políticos imperantes, similar a las restricciones al tabaco o las campañas de la ministra de sanidad contra las hamburguesas y el vino. Cuando es, justamente, todo lo contrario.

***

La primavera empieza por las mangas (por la ausencia de mangas, quiero decir). Y nada más perturbador que los primeros brazos desnudos que se exhiben por el paseo marítimo.

No hay comentarios: