lunes, marzo 12, 2007

HUIR HACIA ADELANTE

Hay momentos en la historia de un país en los que se hace perentoria la necesidad de que toda la clase política se jubile. No me refiero ya a crisis revolucionarias ni a cosas así, sino a periodos en los que se hace manifiesta la sensación de hartazgo, de tedio colectivo, y lo único que se desea es que cambien la película; o, al menos, que la hagan otros actores.

***

¿Qué dura más, un libro nuevo en la mesa de novedades o la expectativa (la ilusión, diríamos), por parte del autor, de que ese libro tenga una andadura medianamente satisfactoria, que justifique, si no el esfuerzo que conlleva, sí al menos el gasto de tinta y papel? Y también, ya que nos hemos vuelto todos muy ecologistas, los árboles sacrificados para elaborar ese papel.

***

En periodos así, volver a escribir es, más que nada, una huida hacia adelante.

No hay comentarios: