martes, abril 24, 2007

POBREZA

Hablar de la "poesía de la pobreza", como lo hizo ayer Gamoneda, está tan fuera de lugar como defender que la belleza sea cosa de cisnes, marfiles y princesas, de "esmaltes y camafeos", como ingenuamente pretendieron los parnasianos franceses y nuestros modernistas. Que la poesía no surja espontáneamente de esta cacharrería lujosa no significa que la encontremos en las chabolas, ni en ese "trabajo alienante" del que dice venir el poeta leonés.

***

En ese hotelucho parecen haberse gastado todo el presupuesto en el uniforme de los empleados: todos van perfectamente trajeados e identificados, mientras que las paredes se caen a churretes y desconchones... Eso sí: qué profesionalidad en el trato. Si fueran músicos de un barco, se hundirían con él, sin dejar de tocar.

***

Algunas bibliografías dejan en el paladar el mismo regusto polvoriento que unas horas de rebusca en una librería de viejo. E idéntico sentimiento de avidez.

2 comentarios:

Alena.Collar. dijo...

Siento no haber podido estar en la presentación de tu libro, en la Librería Rafael Alberti.Aún recuerdo la presentación de Cuaderno de Zahara. Me he permitido dar en mi Revista, Alenarte, una noticia de esa presentación, más bien un breve comentario sobre tu escritura.
Te invito a verlo.
Un saludo muy afectuoso.
http://alenar.wordpress.com/

José Manuel dijo...

Estupendo que te acuerdes de la presentación de "Cuaderno de Zahara", que fue tan grata para mí. Gracias por tu comentario, tan amable. Espero que te guste el libro.