domingo, mayo 06, 2007

REFERENTES

Preguntado FBR sobre las declaraciones de Gamoneda en las que afirma que, de no existir el Quijote, el referente de las literaturas hispánicas sería "El Aleph" de Borges, responde: "¿De verdad ha dicho eso?"

***

En el mismo periódico han convertido a la pobre Diane Arbus en Diane Airbus.

***

Extraña dignidad de la poesía: no la lee nadie, no la compra nadie, nadie va a las presentaciones de libros de poesía. Y, aún así, los poetas conscientes se aplican a lo suyo como si fueran a ser juzgados por el más exigente de los públicos. Claro que eso explica también porque hay tantos que escriben como si les diera igual.

***

Pero lo de Gamoneda me ha dejado pensativo. De no existir el Quijote el referente sería... Galdós. Pero lo más seguro es que no hubiese existido Galdós si no le hubiera precedido Cervantes.

Mañana se presenta mi Sexteto de Madrid en la Feria del Libro de Cádiz. A las 19.30.

6 comentarios:

desaparecido dijo...

De no existir el Quijote... ¿qué sería de las letras hispánicas en general? Otro rumbo hubieran tomado, amigo Sancho

RM dijo...

Creo que no tanto las hispánicas como la novela inglesa y rusa.

Anónimo dijo...

Detecto últimamente un cierto aire que no sé cómo calificar hacia el pobre de Gamoneda. Puedo entender que no le guste su poesía o su actitud hacia la vida, la poesía o la vida en general de la que cada uno ha sacado conclusiones y posturas vitales, dependiendo de cómo ésta le haya venido. No obstante, llevo leyendo tu blog desde hace varios meses y es el primer caso de crítica continua hacia alguien concreto. ¿al guna razón más allá de las expuestas y que nos facilite el entendimiento de esas críticas?

Por otra parte sin el Quijote habría otra novela, anterior o posterior, que hubiese hecho las mismas funciones, igual que habrá otro Gamoneda y probablemente hubo otro anteriro que a lo mejor pasó desapercibido, como desapercibido hubiese pasado éste. como tantos y tantos poetas que siguen en lo suyo...Extraña dignidad de la poesía: no la lee nadie, no la compra nadie, nadie va a las presentaciones de libros de poesía. Y, aún así, los poetas conscientes se aplican a lo suyo como si fueran a ser juzgados por el más exigente de los públicos. Claro que eso explica también porque hay tantos que escriben como si les diera igual.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Hombre, no lo entienda como algo personal. Más bien, lo que hay que entender como un verdadero manifiesto, beligerante en muchas cosas, es el discurso del "pobre Gamoneda" al recibir su premio. Y como algunas de esas cosas me tocan de cerca, las comento en esta tertulia de amigos, sin levantar mucho la voz. Pero sí, tiene usted razón: estoy dando mucha lata con este asunto. Así que, a otra cosa.

Joaquín dijo...

De no haber tenido él Quijote, hubiera sido de cierto una gran tragedia: no tendríamos la continuación de Avellaneda (o quien se ocultase bajo ese nombre). Y tampoco, seguramente, a Borges (al que se debe una nota bellísima sobre su último capítulo).

Un poco más en serio, en ese doloroso caso prestaríamos más atención a esa maravilla que son los Trabajos de Persiles y Sigismunda, que yo defiendo a capa y espada, como suma del relato de aventuras en estado puro.

Felicidades por su recóndito sentido del humor, señor JMBA.

JLP dijo...

El pobre Gamoneda... Somos muchos (creo) los que pensamos que Gamoneda no es un gran poeta, por lo menos no un poeta de Premio Cervantes. A mí no me gustan su poesía ni sus opiniones, que tiene a bien expandir a los cuatro vientos ahora que tiene audiencia e impunidad. Y añado que hasta me resulta antipático el personaje, con su aire de tonto de pueblo que se ha espabilado. Claro que para todo hay gustos...