miércoles, mayo 16, 2007

TERRAZA

La chica, una de esas gaditanas de barrio con las piernas un poco cortas, nalgas abundantes y carnes muy sueltas. Viste pantalón de chándal rosa y camiseta corta muy escotada, que le deja al descubierto la amplia y desbordada cintura. Ríe estruendosamente y el cuerpo le tiembla, como si el órgano de su risa fuera, no su boca o su garganta, sino toda su carnalidad generosa. La requiebra un tipo seco y de aspecto algo torvo. Él le dice algo, ella se ríe y hace el gesto de rechazarlo con las manos, él se acerca y la agarra por la cintura -más bien, hunde las manos en las carnes que le rebosan a la chica, como si la fuera a amasar-... La chica le da alas y lo esquiva alternativamente, entre risas. Los dos se permiten treguas en las que intercambian lo que parecen, por parte de él, largos y elaborados requiebros; y, de ella, confidencias venidas al caso, como para no desairar del todo esa solemnidad algo impostada del hombre encendido...

Asistimos con cierta inquietud a la escena desde la terraza de un bar, algo alarmados por la posibilidad de que no sea más que un anacrónico e inadmisible episodio de acoso callejero, y que la chica, después de todo, no sepa cómo librarse del pesado. Pero, también, con cierta melancolía no confesada, pero sí dada a entender en cómo nos vamos turnando para desconectarnos momentáneamente, uno a uno, de la conversación y sumirnos en una intensa pausa contemplativa y un sí es no es envidiosa. Quién no ha tenido una noche como esa. Quién no ha ofrecido sus melancolías, como una flor mustia, a una muchacha reidora y sensual (aunque su sensualidad no responda a los cánones de la estatuaria femenina vigente). Quién no ha interpretado esa coreografía que, de pronto, después de que la conversación general nos haya hecho apartar la atención de la escena por unos instantes, ha terminado por desvanecerse, o por encontrar su inimaginable desenlace (¿un encuentro amoroso en un portal? ¿un gesto feo del tipo? ¿una llamada al orden por parte de la chica?) en las oscuras calles del barrio.

***

Mañana voy a la Feria del Libro de Sevilla, con la pretensión de firmar algún que otro ejemplar de mi Sexteto de Madrid... en la caseta 44. De 6 a 8 de la tarde, más o menos. Si algún amigo sevillano anda por allí (espero que no haga mucho calor), será un placer saludarlo.

2 comentarios:

ana dijo...

Vaya, me he enterado tarde. De haberlo sabido hubiese ido a saludarle como amiga anónima o, al menos, como lectora del blog ¿En Cádiz hay feria del libro?
Un saludo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Bueno, este viernes (25 de mayo) presento el libro en Sevilla, en las Reales Atarazanas, a las 8.00 de la tarde. Así que, si puede, ahí nos vemos.