martes, junio 19, 2007

MIRABA SIN VER

Conocidos a los que no ves desde hace veinte años. Recuerda: el tiempo ha obrado en ti los mismos estragos que en ellos. También te ha mejorado en algunas cosas (lo mismo que a ellos). Por eso lo que no les perdonas es que, tras cinco minutos de conversación, te devuelvan al lugar que ocupabas, respecto a ellos, hace veinte años. Y ni siquiera les vale la excusa de que eso es justo lo que tú has hecho con ellos desde el momento mismo en que los reconociste.

***

Tropiezo con esta hermosa definición de abstracción, debida a María Zambrano: un modo de mirar que ya ha dejado de ver las cosas. Y caigo en la cuenta de que más de una vez he justificado una distracción diciendo: "Ya ves, estaba abstraído en mis cosas". En ellas, sí, pero sin verlas.

***

Lo que sería una buena respuesta, en fin, a ese gallito que va por la calle del brazo de una mujer despampanante y, de cuando en cuando, se encara con quienes no pueden evitar quedarse mirando a su hembra: "Miraba, sí. Pero sin ver".

1 comentario:

conde-duque dijo...

El otro día vimos en la Filmoteca "Amore in città", una peli italiana de varios episodios (de distintos directores: Fellini, Antonioni, Zavattini...). El último se titulaba "Gli italiani si voltano" ("Los italianos se dan la vuelta") y era muy curioso: una especie de documental en la calle de cómo los hombres se vuelven a mirar descaradamente a las tías buenorras (algunos hasta las perseguían hasta casa). Algunos se pasaban tres pueblos... Aunque lo cierto es que en esta época veraniega resulta imposible abstraerse ("quitarse de") de algunos culos y escotes.