martes, junio 05, 2007

NICHO ECOLÓGICO

La delincuencia, como ciertas formas de vida animal y vegetal, no depende tanto de voluntades como de condiciones: si se dan las necesarias para que un tipo de delincuencia se perpetúe (tolerancia social, debilidad de las autoridades, fomento interesado de ciertas coartadas y excusas, existencia de un beneficio claro e inmediato para las acciones delictivas), ésta se perpetuará, independientemente de que algún que otro cabecilla de los delincuentes anuncie la posibilidad de abandonarla o de que, desde el lado de la autoridad constituida, se agiten determinados señuelos para atraer a los delincuentes que añoran su retiro. Porque si tal o cual cabecilla se desmarca, surgirán otros que aprovecharán el hueco dejado, la cantera por explotar. La única opción es trabajar por reducir ese "nicho ecológico" en el que prosperan determinadas clases de delincuencia. Hacer la vida muy difícil en ellos. Y aguantar el tirón. Lo demás: cháchara.

***

También: cuando todo el mundo habla de lo mismo, lo mejor es callar. Porque hay problemas que lo son, precisamente, porque se habla de ellos; que existen sólo para que nadie deje de hablar de ellos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Entonces, ¿usted por qué no calla?

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Tiene usted razón, anónimo amigo. La verdad es que no tengo intención de seguir hablando de este asunto. Espero que no haya motivos, digamos, cívicos que me hagan cambiar de idea.