lunes, julio 16, 2007

APÓCRIFOS DE PLATÓN

Apócrifos de Platón (de una versión muy adulterada y algo anacrónica de La república).- "La situación de la religión en la Atlántida es la siguiente: las clases ilustradas profesan el ateísmo radical, pero no hacen alarde de ello; y el pueblo practica una religión sencilla, abundante en figuras ejemplares de santos y profetas y en relatos de las hazañas de éstos, amorosamente transmitidos de padres a hijos. Tanto las clases ilustradas como el pueblo comparten una misma moral, sólo que los primeros la acatan en virtud de un imperativo categórico de origen filosófico y los otros la deducen instintivamente de sus creencias religiosas".

"La situación se parece algo a la que, en algunos momentos de la Historia, se ha dado en algunos países de Oriente. Tanto el confucionismo como el sintoísmo son religiones... ateas, sin que nadie vea contradicción en ello. Para las clases cultas, la religión se traduce en prácticas de meditación; para las populares, en un sinfín de supersticiones bienintencionadas, pobladas de genios y dioses menores, de las que aprenden los preceptos básicos sobre el lugar del hombre en el orden natural y sus deberes hacia el prójimo".

"Es muy posible que algunos de los rasgos que nos admiran y sorprenden de Oriente provengan de este hecho".

"En Occidente, por causas que sería largo de explicar, la situación es justo la inversa. Los ilustrados practican, más o menos en secreto, diversas formas privadas de espiritualidad, muchas de ellas verdaderas religiones ad hominem; mientras que las masas, aleccionadas por la publicidad y los medios de comunicación, profesan abiertamente una especie de nihilismo autocomplaciente, exento de grandes compromisos y responsabilidades morales."

"Es posible, también, que muchos de los rasgos que nos admiran de Occidente (quiero decir, de los estados más o menos limítrofes con la Atlántida) sean consecuencia de este hecho: la sana libertad de costumbres, el desprecio de todo autoritarismo, la necesidad constante de apelar a la razón como única instancia decisoria... Pero también está claro que esta situación podría percibirse como una pirámide inversa: en la parte alta, una cierta sobresaturación de teorías con poca influencia social; en la base, nada. Quizá el gran reto de los pensadores de Occidente sea crear versiones "populares" de los credos filosóficos más solventes, al estilo de las versiones populares de las filosofías orientales ".

"Está descartado que la Atlántida tenga intención de aprovecharse de esta debilidad de sus vecinos para invadirlos".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El texto, sin desperdicio, está entrecomillado, ¿apócrifo de un apócrifo?

Tim R. Mortiss dijo...

En el hinduísmo también se da una gran separación entre los credos de la masa y los de las élites (al menos, ésa era la opinión de Max Weber).

Por cierto, una de las acusaciones que se hacen a Leo Strauss y a sus (presuntos) discípulos neocons es la de formar una élite de ateos o agnósticos con complejo de Gran Inquisidor que, sin creer en la religión de las masas, la ven como algo útil que proporciona estabilidad social y permite escapar del relativismo.

Leo Strauss es un famoso comentarista de Platón...

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Las comillas son ficticias. Por lo demás, el texto pretende ser descriptivo, y no expresa, creo, ninguna preferencia por mi parte; salvo, quizá, mi idea de que una cierta vida espiritual, ya sea religiosa, ya filosofico-moral, me parece necesaria. De todos modos, me muevo en un terreno en el que no soy experto. Tómese el texto, si se quiere, como una humorada.