jueves, septiembre 27, 2007

HUMOS

Las curiosísimas expectativas que crea la literatura. Véase lo que escribe una tal lady Blessington en vísperas de conocer a Byron: "Espero que no esté gordo... Porque un poeta gordo es, en mi opinión, una anomalía". El mundo, queridísima lady Blessington, está lleno de anomalías.

***

Y ya que estamos con citas, ésta del libro de la hispanista que citaba ayer: La semiosis resultante consiste en una metaforización ideada simbólicamente por la creación de un imaginario femenino-simbólico. No me pregunten qué significa esto. Me recuerda vagamente aquella retahíla de Marx (de Groucho, claro): "La parte contratante de la primera parte...". La pena es que la frase citada pertenece al prólogo de una biografía de una poetisa del 27 que merecería mejor suerte con sus biógrafos.

***

Es bueno que de vez en cuando te pasen una liquidación de ventas: ayuda mucho a rebajar los humos.

2 comentarios:

Darabuc dijo...

Yo también no lo he entendido. :) (¿Me temo que, por lo menos, nos van a acusar de ceguera reaccionaria y patriarcal?) Tuve la suerte y la desdicha, porque fue las dos cosas, de estudiar Teoría de la Literatura, y acabé pensando que es cierto, que podemos ver los libros de un modo distinto y analizarlos bajo distintas perspectivas... siempre que se demuestre el valor de esas nuevas ideas. Y eso lo han conseguido Eco, Jauss y algunos otros, pero en general, me temo que sobra muchísima jerga en los estudios literarios actuales.

Me gustó, aparte, esa imagen de la escalera...

conde-duque dijo...

Pues yo estoy con lady Blessington: un poeta gordo es una anomalía.
No se puede explicar mejor.
Vamos, ni la Poética de Aristóteles...