jueves, septiembre 13, 2007

UNDERRATED

Estos jueves en los que el ánimo, insistentemente, se cree en viernes. Quién le explica mañana (o esta noche) que no, que estaba equivocado, que hay que esperar veinticuatro horas más.

***

Me comenta un editor amigo que en este país la crítica no considera la figura del underrated, del escritor infravalorado, que no alcanza el reconocimiento que merece. Ingenuamente, me comenta que la función de los suplementos literarios debería ser reivindicar y dar a conocer a estos escritores. Pero aquí la situación es justo la contraria: los suplementos culturales están, más bien, monopolizados por los overrated. Y a ver quién es el guapo que no los ratea como creen merecer.

***

Esta sucesión de chaparrones más o menos otoñales y recalmones asfixiantes te deja, literalmente, agotado. Pero la tierra no huele ya como olía cuando aquellas inoportunas lluvias de agosto, ni la luz es la de entonces. Ánimo mullido, como la tierra mojada. Conformidad. Y el consuelo de que el tiempo, en estas épocas indecisas, corre un poco más lento, como si no estuviera muy seguro de a dónde quiere llegar.

2 comentarios:

conde-duque dijo...

Ánimo mullido. Sí. Y nos tumbamos en él. El sopor... (Se nota, ¿no?)
PD: Y en unos días llegará toda la caterva de niños gritones y maleducados, como un terremoto que todo lo arrasa.

Mabalot dijo...

Endogamia, suplementos publicitarios, claro, más que literarios. Cada casa lo suyo, que el género hay que venderlo. Si al menos fuesen buenos. El Babelia da pena, ya no hay por donde cogerlo.

Por cierto, el otro día estuvo ojeando clarines viejos y disfruté, otra vez, con las lecturas de algún Ariza. Se agradece, aunque la Clarín suele estar siempre muy bien.

Un saludo.