martes, octubre 23, 2007

COMIDA DE TRABAJO

En la barra. Alguien hace un chiste sobre la corbata de no sé quién. Y un tipo encorbatado que come en el otro extremo levanta la mirada, como dándose por aludido.

***

Lo que ponen de comer aquí no es comida propiamente dicha, sino... chucherías. Y quienes venimos a almorzar a este lugar no lo hacemos tanto por calmar el apetito como por procurarnos alguna gratificación. Y, sin embargo, no deja de ser una comida de trabajo: esta autoindulgencia no es sino el otro lado de la moneda, lo que nos da fuerzas para digerir otras cosas.

***

La verdadera vida interior es la que está fuera. Dentro no hay más que viento. O algo peor aún: aire enrarecido.

No hay comentarios: