lunes, octubre 22, 2007

ECHAR EL RATO

En realidad, esto de los blogs no puede obedecer a otra cosa que a la iniciativa particular y a cierto impulso desinteresado. Los patrocinados por periódicos resultan, a la postre, un pobre sucedáneo de las columnas de opinión que publican esos mismos periódicos, un vano intento de plantar una pica en tierra de nadie. Seguramente, en este fenómeno hay mucho de novelería, y su dependencia de plataformas informáticas sobre las que el usuario apenas sabe nada y sobre las que no ejerce el más mínimo control supone un factor añadido de fragilidad. El día menos pensado, Google y otras empresas se sacudirán de encima la responsabilidad y la carga de prestar soporte tecnológico a esta flor de un día de la sociabilidad contemporánea: significativamente, todos los que la cultivamos sospechamos que será una moda pasajera. Pero, mientras dure, resulta tremendamente divertido ver cuánto miedo le tienen (lo pude comprobar el otro día, en una mesa redonda) quienes sirven a los intereses de los grandes grupos mediáticos.

***

Esos bonitos relojes de regalo que ayer repartieron con un gran periódico de distribución nacional (y, dicen ahora, "global"): esta mañana, a las once, el mío ya arrastraba veinte minutos de retraso; que hubiesen sido treinta si no lo pongo en hora, antes de dejarle acumular otros diez... Ocurre con todos estos intentos de abarcar lo inabarcable, de cabalgar a lomos de una ola que nadie sabe hasta dónde puede llegar. Esta mañana, también, ojeando el periódico, ya lo veía antiguo. Ya había acumulado un considerable retraso respecto a estos tiempos.

***

La gata K. ya ha aprendido que, en esta casa, cada uno lleva su propia distracción a cuestas. Me ve tenderme en el sofá con un libro y ella se tiende también a mis pies, llevando en la boca uno de los muñecos de trapo con los que desahoga sus furias felinas. Y con él echa el rato.

2 comentarios:

liquindoi dijo...

Interesante reflexión sobre bloggs. Los bloggs son los espejos del alma de sus dueño. Quienes son sociables lo son fuera y dentro de los bloggs. Y quienes son ariscos como los gatos, lo mismo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Lo de los gatos no lo dirá usted por la pobre K., tan sociable ella, a su manera.
(Con ese pseudónimo, no puede negar usted que es de Cádiz, amigo L.)