viernes, octubre 26, 2007

GÉRMENES

La tentación de opinar... Como todas las tentaciones improductivas y abocadas a la insatisfacción, mejor vencerla. No decir, por ejemplo, qué piensa uno del premio Nobel a Al Gore, ni de los políticos populistas españoles que andan paseando su nombre y su figura de acá para allá, ni del menguado líder opositor que ha creído que los tópicos biempensantes se combaten con un exabrupto de café... No entrar en esto. Para qué.

***

Pero no contener tampoco la indignación: la que produce, por ejemplo, pensar que el personaje que arreó por las buenas dos patadas y algunos golpes a una chica que viajaba en el metro barcelonés va a convertirse, de la noche a la mañana, en una "figura mediática", e incluso va a ganar dinero a costa de su deleznable acción. Sería interesante saber qué medios han pagado esos dineros. Para no concederles jamás, a partir de ahora, el menor crédito.

***

El cansancio se parece mucho a una enfermedad. Una enfermedad producida por gérmenes bien conocidos.

2 comentarios:

Manuel dijo...

Ahora dan mil euros por una infamia, casi gana más que yo que me paso diez horas o más subido en un andamio. Me pregunto si estos señores ueden dormir por la noche y sobre todo si han estrenado alguna vez la vergüenza, si quieren le ofrezco un poco de la ajena que me sobra.

el niño del flan dijo...

Seguiremos pasando vergüenza la gente decente hasta que no se modernicen las penas y sean realmente educadoras y disuasorias.
Yo nunca estuve a favor de la pena de muerte para ningún delito pero por ejemplo para el caso del deficiente intelectual que atacó a la chica se le podria aplicar un desollamiento completo de las pantorrillas. Tampoco seria muy complicado abrirle varias derivaciones anales. Todo ello hecho por un medico, claro está. Para los periodistas bastaria con un degrado en una de sus corneas.
Un saludo amigos.