viernes, diciembre 28, 2007

INAUGURACIÓN

Nueva jornada de la dichosa huelga de autobuses, así que me veo obligado a atravesar el pueblo en coche para llevar a M.A. a la estación de trenes. Como estoy de vacaciones, veo con cierto distanciamiento todo este ajetreo de gente embozada, de barrenderos, de limpiacristales, que ocupa las calles a primera hora de la mañana. Un optimista le pondría a todo esto música de vals, y vería en la involuntaria coreografía resultante una alegoría de la sociedad laboriosa. Un pesimista buscaría, más bien, un acompañamiento de percusiones metálicas, como el que le ponen a veces a Metrópolis o el que suena en Más allá de la cúpula del trueno: la música de la servidumbre, de las cadenas, de los trebejos del cómitre. Pero uno, digan lo que digan los mal pensados, pertenece a la raza de los optimistas. Hay algo esperanzador en el hecho de que toda esta gente, que en otras circunstancias podría exhibir sin reparo todos y cada uno de los defectos de la humanidad presente (displicencia, desconsideración, malos modales, desprecio por lo que desconocen, etc.), a cierta hora del día ponga manos a la obra y, mejor o peor, haga funcionar... esto. Ya sé que "esto" no es gran cosa. Pero sería peor que no lo hubiera.

***

Tal vez todos esos operarios algo siniestros sean los que ponen las cosas en su sitio, las pulen y abrillantan y repasan sus colores, para que, a la hora del amanecer (que es ahora: lo veo desde mi ventana), todo luzca así de nítido y flamante, como en una inauguración.

***

Lo de Pakistán debiera resultarnos familiar: uno de esos casos de sociedad que decide suicidarse. Ya hemos pasado por eso, aunque a veces se nos olvide.

***

(Me telefonea M.A: llega tarde al trabajo porque el tren, única alternativa a los autobuses en oportuna huelga navideña, iba hoy con retraso... Cuántas carreras, taquicardias y sofocos debemos a la caterva de incompetentes que, en teoría, deberían ocuparse de facilitar los movimientos y el trabajo de la población. Y qué poco se lo tenemos en cuenta, por ejemplo, cuando llegan unas elecciones.)

No hay comentarios: