miércoles, enero 02, 2008

LIMBO

Lecturas. El color de España y otros ensayos, de Chesterton: un paseo ligero, periodístico, por las paradojas de la modernidad. Simpatiza uno con la mayoría de las provocativas formulaciones que Chesterton va lanzando aquí y allá: la negación de la Historia como progreso constante e infinito, la denuncia de las muchas cegueras que pueden afectarnos cuando nos aferramos a las estrechas nociones en boga... Pero el caso es que la brillantez de Chesterton, a la postre, resulta agotadora. Hay algo de gesticulación innecesaria en toda esta poderosa gimnasia mental. Y la impresión, algo paradójica, de que esa modernidad que Chesterton denuncia con tanto encono es el único medio en el que un personaje como él podría haber prosperado. Cuando lee uno a Chesterton y a otros antiliberales de su época, simpatiza uno, digamos, con la música de lo que dicen, pero no con la letra. Porque lo que Chesterton condena, ay, es, desde nuestra perspectiva, uno de esos "lo que pudo haber sido" a los que nos aferramos cuando constatamos ciertas preocupantes tendencias del presente (del nuestro, no del de Chesterton). El individualismo, la libertad de expresión y la afirmación de los derechos ciudadanos no son para nosotros, como para Chesterton, mera expresión de la soberbia moderna, sino aspiraciones que están siendo severamente amenazadas por ulteriores desarrollos de esa misma modernidad presuntuosa, en su actual deriva hacia el pensamiento único y el totalitarismo.

***

Este eficiente repartidor ha dejado un impreso comunicando que no nos ha encontrado en casa, y que llamemos a un teléfono que, lamentablemente, ha olvidado anotar... Con lo que certifica que el paquete que esperábamos está ahora en un limbo del que sólo lo rescataremos tras arduas gestiones. Esta impresión de desajuste que se produce cuando falla algún eslabón de la cadena de la que dependemos.

***
Y esta lluvia que se empeña en limpiarnos el alma, sin conseguirlo del todo.


1 comentario:

E. G-Máiquez dijo...

Qué hermosísimo aforismo final.