miércoles, enero 23, 2008

LUNAS

La de anteayer: un mascarón ensangrentado, medio emboscado tras una nube deshilachada; la de ayer, resplandeciente y limpia como una moneda de dos euros recién acuñada; la de esta mañana, invisible tras la niebla (o, mejor, diluida en la niebla, y prestándole a ésta su cualidad luminosa); la de esta noche, en fin, visible sólo en su parte superior, mientras una tiniebla maligna la iba devorando.

***

J. sobre el ejército: "Es como un colegio interno". Lo dice ufano, en fin; él , que nunca ha estado en un colegio interno... Puede ser. Pero que no se enteren nuestros potenciales enemigos de que, llegado el caso, quienes habrán de hacerles frente no son más que una partida de... colegiales.

***

Y ese jovencito que, hace años, previamente aleccionado por un adulto, me preguntaba, al verme con un ejemplar del ABC bajo el brazo: "Profesor, ¿es usted de derechas?".

No hay comentarios: