miércoles, marzo 26, 2008

GESTOS MINIMALISTAS

Los puestos de poder sólo deberían aceptarse in extremis; y, por lo mismo, deberían abandonarse a la primera oportunidad.

***

Lo mejor de ser gato es poder dar cuenta de la presencia de otro con sólo reorientar una oreja, sin volver la cara ni mover ningún otro músculo del cuerpo. Pero mejor no contar con ese recurso, del que nuestra K. hace un uso tan ostentoso: cuántas ofensas infligiríamos, no siempre involuntarias, si diésemos cuenta de los otros con ese gesto minimalista; y qué engreídos acabaríamos volviéndonos.

***

Amanece Vetusta con una nueva polémica; que, mira por dónde, ha tenido repercusión regional (aparece en la edición andaluza de los dos periódicos nacionales que he ojeado hoy) y no sé si nacional: las enfermeras de una clínica privada andan a la greña con la dirección porque les han descontado 30 euros del sueldo por no vestir el uniforme reglamentario, consistente en una falda rodillera y una blusa, amén de un delantal blanco y la consabida cofia. Algún periodista de mente calenturienta califica la falda de "corta" y la blusa de "escotada", a la vez que señala que la lazada del delantal realza la silueta femenina... La verdad es que, vistas las fotos (y la realidad, ya que he ido más de una vez a dicha clínica), no hay más remedio que calificar esas observaciones de exageradas. Por supuesto, los organismos encargados de velar por las buenas costumbres (algo así como nuestro equivalente a la policía religiosa iraní) han puesto el grito en el cielo, y amagan ya con la tormenta legal que caerá sobre la clínica en cuestión... Bueno. Valga por delante que, si esas enfermeras consideran más razonable vestir, en lugar de su uniforme, esa especie de pijama, un tanto indecente, que gastan en los hospitales públicos, no seré yo quien las contradiga. Es una suerte para ellas que la empresa para la que trabajan viva de los conciertos con la sanidad pública; y que, por tanto, sea especialmente vulnerable a la tutela biempensante de la Administración. Peor suerte corren, supongo, las dependientas de cualquier comercio, obligadas a llevar coquetos uniformes, medias y tacones durante todo el día. Y a nadie se le ocurriría plantear que sufran discriminación, porque, ¿a quién le iba a parecer normal que las dispensadoras de elegancia y glamour fuesen en vaqueros y con zapatos planos?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado Sr. D. Jose Manuel Benitez Ariza

Somos Álvaro y Pedro alumnos de 6º curso del CEIP Reggio de Puerto Real, en Cádiz. Nos ponemos en contacto con UD. para pedirle que participe en un proyecto que estamos haciendo en clase sobre la Generación del 27. Estamos contactando con autores de Andalucía y les solicitamos que nos envíen cuál ha sido el poema de cualquier autor de esta generación que más le haya gustado y que nos explique brevemente por qué. Con ello montaremos en nuestro colegio una exposición, a la vez que nos servirá para leer poemas y conocer un poco más a esta generación.

Igualmente vamos a hacer unos carteles con los poemas y con las biografías del poeta que usted nos diga y con su propia biografía.

Agradecemos su tiempo y nos sentiríamos muy orgullosos de su participación, que puede hacernos a nuestro e-mail: reggiblog@hotmail.com, o bien por correo postal a:

Alumnos/as de 6º.
CEIP Reggio
Avda Virgen del Carmen s/n
11510 Puerto Real
Cádiz.

Igualmente le invitamos a visitar nuestros relatos, noticias, etc... en Internet en la siguiente dirección:
http://reggioblog.blogspot.com/

Atte.

Alumnos y alumnas de 6º.