domingo, marzo 30, 2008

MISERIAS DE LA CRÍTICA

Todas las citas que este crítico incluye del libro reseñado pertenecen a las primeras cien páginas del mismo. De lo que bien puede deducirse que no se ha leído las setecientas restantes.

***

"El mejor prosista español desde la muerte de Umbral". Hombre, yo no sé si eso es un elogio o un dardo envenenado. En todo caso, encierra una idea muy pintoresca de la literatura: a la muerte de Fulano o Mengano, determinados puestos del escalafón quedan libres, por lo que cabe postular posibles candidatos a ocuparlos. Hubiera sido más exacto, y más elegante, afirmar simplemente: "Uno de los mejores prosistas españoles de las últimas décadas". Pero se ve que al crítico en cuestión le cuesta enunciar un elogio que, de puro sencillo, resulta casi tópico. Y que, en este caso, además, es estrictamente verdadero.

***

"No es necesario estar de acuerdo con él para señalar sus virtudes". Pero eso sólo se dice cuando a uno le interesa mucho, pero que muchísimo, dejar claro que no está de acuerdo con ese autor.

4 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

La reseña del citado crítico -que año tras año se ocupa del mismo cliclo diarístico (omitamos nombres para seguir con el misterio)- me ha parecido en esta ocasión bastante inane.

Mery dijo...

¿De quién hablamos?

Mery dijo...

¿De quién habla de quien hablamos?

(Para ser mas exactos)

Patricio de España dijo...

Una crítica banal a base de elogios que aplastan y ahogan. Casi mejor que le hubieran encargado la reseña a un enemigo declarado suyo, pues al menos hubiera puesto más interés.