martes, marzo 11, 2008

PECADOS

Quizá donde la Iglesia dice "pecado" los laicos deberíamos decir, simplemente, "responsabilidad". Así se entiende mejor qué se quiere decir cuando se proclama que tomar drogas, por ejemplo, es pecado. Habría que preguntar, para empezar, de qué drogas estamos hablando, y en qué contextos sociales y culturales. ¿Es pecado que un minero boliviano masque hojas de coca? Pero lo que está claro es que, si ese hábito lo trastorna o lo incita a incurrir en conductas reprobables, la responsabilidad es suya y de nadie más, y sobran todas las excusas socio-sanitarias a las que tan aficionadas son la medicina, la pedagogía y la criminología modernas.

***

Cuántas cosas se pierde uno por querer preservar su tiempo contra viento y marea. Qué atareado está siempre quien es avaro de su tiempo. Y cómo les cunde, por ejemplo, a ésos que se pasan la tarde mirando escaparates, dando una vuelta a la manzana para comprar un poco de fruta, sacando a pasear a los niños.

***

En medio de un paisaje despoblado, entre montañas, cerrar los ojos e inspirar un poco de aire frío. Qué poco necesita uno para ser feliz. Y cuánto cuesta.

2 comentarios:

Eduardo Flores dijo...

Al caso, y con motivo de los últimos parrafos de tu post, quisiera yo colocarte por aquí, este poemita que intenta retratar lo poco de nostros que nos llegamos a permitir y lo mucho que dejamos en manos de una producción, dañina a nuestro paso individual por la existencia:

Perdió la calle
en el fatal proceso de las gentes
toda la poesía que le quedaba.
Volaron las almas desoxigenadas,
la savia pícara e imprudente.


Se esfumó
el cortejo del vida-andante
con el asfalto enloquecido;
las carnes de gallina,
y los salmones
de las grandes avenidas.


Si alguna vez pierdo
al igual que las aceras y las farolas;
la pluma crédula y ansiosa,
la mar vertiginosa
no me dejen vivir
porque ya habré muerto.


Un saludo,
Eduardo Flores desde Puerto Real.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Bienvenido el poema.